capadocia

Capadocia

Cuando uno menciona el nombre de “Capadocia”, enseguida usted piensa paisajes lunares, chimeneas extrañas, globos, volcanes… este entorno fuera de lo común parece como hostil para todo asentamiento humano. El clima es árido, el relieve todo loco y peligroso. Sin embargo, en esta zona, en el núcleo de la Anatolia, se han establecido las primeras civilizaciones del mundo, que han conseguido beneficiarse de la geografía local.

El paisaje extravagante y único de la Capadocia ha sido modelado por tres volcanes que entraron en erupción y crearon la toba, roca volcánica muy tierna. A pesar de ello, el Hombre también ha transformado su entorno, específicamente excavando la roca para crear verdaderas sociedades subterráneas, con forma de ciudades. Iglesias, depósitos de comida, bodega de vinos, baños, comedores, establos… el confort estaba garantizado, incluso durante tiempos de guerra.

Capadocia
Capadocia

Las ciudades subterráneas se utilizaban como refugio para protegerse contra las invasiones. Los que pusieron mano a obra fueron los Hititas durante el segundo mileno antes de Cristo, primera civilización de Anatolia. Muchos pretendían en invadir la región porque se situaba a la encrucijada de los grandes imperios de la época. Conquistar la zona significaba controlar el comercio mundial. Los Hititas, normalmente atacados por varios pueblos, empezaron a apropiarse del territorio y a excavar ciudades subterráneas debajo de las fortalezas. Cuando el invasor llegaba, la ciudad en la superficie parecía completamente desierta.

Sin embargo, las invasiones de los “pueblos del mar” y de los Frigios, originarios de Europa central o oriental, acabaron con el imperio hitita. Después, los cristianos utilizaron estas ciudades subterráneas para protegerse contra las persecuciones del imperio romano que era, originalmente, politeísta, pero cuando promulgo el cristianismo como religión oficial, las cuevas sirvieron de refugio contra las invasiones árabes. Poco a poco, los Seléucidas anexaron la región al imperio otomán. Desde entonces, las ciudades subterráneas se olvidaron. En total, mas de dos cientos mil habitantes vivieron en este país escondido.

Capadocia
Capadocia

Las ciudades subterráneas más conocidas son Derinkuyu y Kaymakli, vinculadas entre sí por un túnel largo de una decena de kilómetros. ¡Los pueblos podían extenderse sobre varios kilómetros y el más grande cuenta con 8 pisos explorados y 18 pisos en total! Los túneles también conectaban las casas de los habitantes para poder refugiarse lo más rápido posible en caso de ataque.

Capadocia Caballo
Capadocia Caballo

El lugar estaba organizado con mucho talento y cada piso tenía su función: por ejemplo, al primer piso, estaban los establos y los almacenes para guardar el forraje. Los habitantes podían sobrevivir durante meses: ellos se abastecían en agua con los pozos porque salir resultaba peligroso. También, para evitar las intoxicaciones, conductos permitían ventilar cuando se encendía un fuego en el tandoori, para cocer los alimentos y calentarse. Depósitos de productos y bodegas de vino garantizaban una cantidad de comida a suficiencia, durante largos periodos.

Devrent
Devrent

Estos lugares eran focos del cristianismo: iglesias y escuelas misionarias existían en cada ciudad, además de un cementerio. A pesar de las agresiones exteriores, los habitantes seguían con una vida normal: cuidaban de sus rebaños, bebían vino, leían la Biblia, se juntaban para comer todos juntos en las salas comunes y morían.

Avanos
Avanos

Por desgracia, si el enemigo conseguía entrar en la ciudad subterránea, su avance resultaba difícil por causa de la inclinación de los túneles: muy estrechos, también permitían la ventilación. Los pasillos estaban cerrados por piedras gigantes de varias toneladas que se podían mover fácilmente desde el interior pero que resultaba imposible para los individuos del exterior.

Pasabag
Pasabag

Los habitantes habían elaborado algunas técnicas para atacar y atrapar los invasores: se excavaban algunos agujeros por encima de los pasillos para enviar lanzas. Cuando el enemigo llegaba a las salas comunes, los habitantes lo encerraban tapando todas las salidas con las rocas gigantes. También los túneles estaban hechos de manera a que se oyeran los ruidos amplificados, así la gente tenía bastante tiempo para escapar y protegerse en los pisos inferiores de la ciudad.

Zelve
Zelve

Las ciudades subterráneas de Capadocia todavía no han entregado todos sus secretos: solo un 10% de Derinkuyu está abierto al público y numerosos pisos no han sido explorados. El descubrimiento de la ciudad es muy curioso: en 1963, un habitante que estaba rompiendo las paredes de su casa, se encontró cara a cara con toda una ciudad subterránea. Ya han sido descubiertas mas o menos 200 como esas en Capadocia, pero se estima que serian mas de un millar… ¡la historia todavía no se ha acabado!

 

Leave a Reply

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the bookyourtravel internet portal. You are requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice or explanations.

Your email address will not be published. Required fields are signed with *

© 2013 - 2024 Excursiones a Turquia